sábado, 27 de julio de 2013

Realizar un plan de negocios. 1ra Parte


Toda empresa debe de tener un plan de negocios, es una ruta, un mapa que le guía en el proceso de la realización de un emprendimiento. 

Un plan de negocios es la radiografía que le permitirá evaluar, tanto a usted, como a posibles socios o financistas, la forma en que se planea actuar

Un plan de negocios le dice a cualquier persona, de que se trata el negocio, cuál es el giro, cuáles son nuestros clientes potenciales y que problema solucionamos, cómo pretendemos realizar el servicio o producto, cuáles son nuestros competidores y qué ventajas y desventajas poseemos frente a ellos, cuál es el pasado, presente y futuro de la actividad, etc.

También desde el punto de vista financiero, definiremos que necesitamos, como lo pretendemos financiar, como pagaremos ese financiamiento, cuáles son los gastos regulares, y cuánto dinero pretendemos generar.

En fin, un plan de negocios  le dirá desde el principio, si el negocio es rentable o no, si es financiable o no, y si podemos tener un empleo, ganar un dinero, o hacer el negocio de nuestras vidas.

También es importante saber que es un documento vivo, esto es, el mismo va cambiando regularmente en el transcurso del negocio.  A pesar de realizar investigaciones exhaustivas y proyecciones realistas, lo cierto es que la información cambia en el tiempo, las proyecciones no se cumplen o se exceden, el conocimiento del negocio cambia, descubrimos nuevas cosas, información que permanecía oculta antes, y que luego aprendimos, transformamos nuestras habilidades y mejoramos lo procesos de producción, aprendemos a disminuir costos y mejoramos procesos, servicios y/o precios, de forma tal que mejoramos o des-mejoramos el negocio, conforme la información se va produciendo, por lo que tener toda la información clara, nos permitirá realizar los cambios requeridos, y con esto, cambiamos nuestras expectativas.

Un plan de negocios cuenta con varias partes, y debemos apegarnos a una estructura para que este sea escrito de la forma más profesional posible, aun cuando nuestras habilidades y conocimientos sean otros.  Respetar esta estructura nos permitirá presentar el mismo a otras personas, de forma tal que sea entendido por las mismas, en nuestra búsqueda de socios, financistas, créditos, o incluso para nuestro propio uso del mismo, para realizar los cambios y modificaciones.

La estructura básica del documento es la siguiente:

1.       Portada
2.       Resumen ejecutivo
3.       Descripción del negocio
4.       Análisis del mercado
5.       Plan de mercadeo
6.       Plan de operación
7.       Grupo gerencial
8.       Modelo de utilidades, y flujo de caja.
9.       Conclusiones.

La Portada.

 

En esta se debe de incluir el nombre del documento, la fecha primera de realización, la fecha de la última actualización, el nombre del negocio, nombre de los propietarios y su información de contacto.  Es importante que se establezca que es un documento confidencial, y que sea tratado con la discrecionalidad del caso, para minimizar la exposición a posibles competidores.
 

El Resumen Ejecutivo

 

Este debe de ser escrito al final, una vez que el documento está terminado.  Debe de presentar un resumen, una ojeada de los aspectos más importantes del negocio.  Debe dar una breve descripción del producto o servicio, de forma tal que genere interés en su idea.  No pierda la perspectiva que usted está vendiendo el negocio, y vendiéndose usted, desde este primer momento.  Debe clarificar el tamaño del mercado, cuál será su estrategia de mercadeo, y su posición única de ventas en el mercado.  Debe concluir cuánto dinero necesitará  para iniciar y la rentabilidad anual.  Debe de tener uno o dos párrafos de resumen de cada una de las secciones del plan, pero no debe ser mayor a dos páginas.

En las siguientes publicaciones estaremos haciendo un desglose de cada una de las partes, con sus características y descripciones, de la misma forma que explicamos estas dos iniciales.



sábado, 20 de julio de 2013

Situación Actual y Reducción de nuestras Obligaciones



Como comentamos en nuestras anteriores publicaciones, debemos establecer nuestros objetivos, y tenerlos claros, pero antes de enrumbarnos a la búsqueda del vehículo que nos lleve a cumplir nuestros objetivos, debemos limitar el peso de nuestro equipaje.  Debemos, en el tiempo en que realicemos alguna investigación, ir preparándonos y reduciendo al máximo, algunas de nuestras obligaciones, así como establecer cuanto es el monto de nuestras necesidades básicas de vida.  Una especie de radiografía de la situación actual.

Para poder alcanzar nuestros objetivos, el primer paso siempre debe de ser analizar nuestra situación actual, para poder definir una ruta a seguir.  Esto se traduce a una pregunta, cuanto necesito yo y mi familia para vivir?

La respuesta a esta pregunta, no solo es diferente para cada uno de nosotros, sino que será también diferente, dependiendo del momento en nuestras vidas que estamos viviendo.  Para ello, debemos tomar nuestra libreta de apuntes y empezar a colocar nuestros gastos.  Cuanto pagamos de Agua, Luz, alimentación, Comunicaciones (Teléfono, Celular, Internet), hipoteca, alquiler, transporte (pases, gasolina, préstamo, mantenimiento), seguros, estudio, diversión, y otras deudas.

Luego, debemos analizar los aportes de cada uno de los miembros de la familia, y hacer las operaciones matemáticas.  Usualmente no nos alcanza para hacer todos los pagos que se requieren.  Si este es su caso, hay que hacer un análisis para ver cuáles son los gastos que podemos reducir, y hacer un análisis de nuestras deudas.  Aun cuando casi siempre hay algún margen de maniobra en los gastos regulares, por lo general, es un bajo porcentaje lo que podemos reducir.

Es prudente Someternos a un período de reducción de obligaciones de pago antes de iniciar con nuestro emprendimiento.  En todo caso, generalmente le tomará de 6 a 12 meses realizar los estudios antes de iniciar, período en el cual puede aplicar una economía de emergencia en su hogar con el fin de reducir todos los pagos requeridos.

Es conveniente, que hagamos un análisis de nuestras deudas, de forma tal que a la hora de iniciar, tengamos una mejor perspectiva de nuestros ingresos y gastos, y de los dineros que el emprendimiento nos puede demandar.

A la hora de acomodar la lista de nuestras deudas para cancelarlas, generalmente nos vemos tentados a acomodarlas de menor saldo al mayor, o del que paga más intereses al que paga menos intereses.  Pero según el American Express® OPEN Small Business Network, para cancelar nuestras deudas, debemos acomodarlas por fecha de vencimiento.  De esta forma, sabremos cual deuda expira primero y cual tenemos que durar más tiempo para cancelarla.

Todos los meses debemos pagar los montos mínimos de pago de todas nuestras deudas, pero de la que se vence primero, debemos hacer pagos extraordinarios hasta cancelarla.  Una vez cancelada seguimos con la siguiente, a la cual le pagaremos su pago mínimo y el monto del pago de la deuda ya cancelada, así la pagaremos en mucho menor tiempo, sin olvidarnos de hacer los pagos mínimos de todas las demás deudas, y así sucesivamente, hasta tener si no todas, la mayoría de las deudas canceladas.



sábado, 13 de julio de 2013

Busque una filosofía de trabajo



Como ya mencionamos en publicaciones anteriores, realizar un emprendimiento no es tarea fácil.  Se requiere, aparte de tener una buena idea y haberla estudiado muy bien, tener una fortaleza mental muy alta, que nos permita perseverar y soportar la carga emocional que requiere llevar a cabo un emprendimiento.

Para lograrlo se requiere una fortaleza espiritual, y una seguridad personal que nos permita ir alcanzando nuestros objetivos poco a poco, y que nos ayude a la hora de que las cosas no nos salgan tan bien como las planeamos.  Para realizar un emprendimiento, hay que estar pre dispuesto a soportar el fracaso. 


“El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia.

Desde el punto de vista religioso, cada quien tendrá su grupo de valores morales y creencias que le corresponda, y con los cuales se sentirá mejor.  No entraremos a evaluar esto, porque no corresponde.  Pero desde el punto de vista ético, si es importante tener algún sistema sobre el que soportar nuestras decisiones de negocio.  Es por eso que yo, de manera muy personal, recomiendo “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”

Aquí hay un sistema simple que trabaja, expresado en simples palabras y con una base moral bastante atractiva.  Cada uno de los pasos está diseñado para llevarnos en el proceso de construir nuestro negocio.  Es esencial que usted compre el libro y lo lea completo.  De esta forma logrará un entendimiento más amplio.

En esta publicación, se hace simplemente un resumen con énfasis en emprendimiento, con el objetivo de orientar a nuestros lectores.

 

Sea Proactivo.


La definición de proactividad, según Wikipedia es una actitud en la que el sujeto u organización asume el pleno control de su conducta de modo activo, lo que implica la toma de iniciativa en el desarrollo de acciones creativas y audaces para generar mejoras, haciendo prevalecer la libertad de elección sobre las circunstancias del contexto. La proactividad no significa sólo tomar la iniciativa, sino asumir la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan; decidir en cada momento lo que queremos hacer y cómo lo vamos a hacer.

El término proactividad lo acuñó Viktor Frankl, un neurólogo y psiquiatra austriaco que sobrevivió a los campos de concentración nazis, en su libro “Man's Search for Meaning” (El hombre en busca de sentido, 1946).

Posiblemente si usted tiene una o varias ideas y desea realizar emprendimientos empresariales de ellas, ya ha mostrado en alguna medida ser proactivo, sin embargo, debe llevar a buen término esta proactividad.  Esto no siempre significa el crear una empresa de cada idea, pero si significa, al menos, el averiguar si este emprendimiento es posible o no.  El éxito radica precisamente en esto.

 

Empezar con un fin en mente.


No hay mucho que explicar ya que el título lo expresa claramente, sin embargo, es muy frecuente que en el camino se nos pierda el objetivo que deseamos alcanzar.  Y muchas veces este objetivo cambia y se transforma en las diferentes fases del proceso de realizar un emprendimiento.  Por eso, lo primero que le voy a pedir, es que se compre un cuaderno de notas, y que escriba el fin que desea lograr con su emprendimiento.

Que es lo que queremos, libertad financiera?  Libertad horaria?  Dinero? Cambiar de trabajo o de ambiente?  También, es un fin que debe de ser clarificado desde el principio, y con el fin deseado, debemos establecer la circunstancia o situación que impulsa este fin.  No es lo mismo el emprendimiento iniciado por un recién graduado universitario, que el emprendimiento de una persona que tiene varios años de trabajar en una empresa, como incluso el emprendimiento iniciado en una época más avanzada de nuestra vida.  Todos pueden tener fines comunes, pero motivaciones muy diferentes.

Hay que establecer este fin, y con él su motivación.  Hay que sentarse y escribirlo para tenerlo claro, en un borrador, varias veces en el transcurso de una semana, y tenerlo en esa libreta de apuntes, siempre a mano.
 
Es importante hacer notar que nuestro fin no puede ser el convertir el emprendimiento en un negocio.  Nuestro fin y nuestra motivación deben de ser otro.  El emprendimiento puede o no convertirse en una herramienta para lograr nuestro verdadero objetivo.  Es posible que tenga que realizar una lista de ideas, que podría convertir en emprendimientos, y luego realizar los estudios para verificar si alguno de estos emprendimiento es viable, y no significa que sólo con la idea y la proactividad, usted pueda crear esto en un negocio.

 

Primero lo Primero


Es muy usual que pretendamos realizar las actividades, según se nos van ocurriendo en nuestra cabeza, sin embargo, esto provoca en la mayoría de los casos, desorden y frustración, todo por no tener un plano bien definido de los pasos que se deben de seguir.

En la creación de este plano, es que me encuentro con la necesidad de iniciar esta serie de publicaciones, para así tener claro lo que se debe de lograr para llegar a buen término el estudio de nuestro emprendimiento.

Haga una lista de las cosas que debe de realizar, para que de esta forma, usted vaya cumpliendo los pasos según se vayan necesitando.  En nuestro caso, una vez clarificado el fin, el objetivo final que desea lograr, debe de establecer el medio, o sea, el emprendimiento que desea estudiar para lograr sus objetivos.  Una vez definido este emprendimiento, debe de realizar el plan de negocio, lo más exhaustivamente posible, de forma tal que pueda determinar si lo que usted cree pueda ser el medio para cumplir sus objetivos, realimente lo sea, y no desperdiciar tiempo valioso en el mismo.

 

Pensar en Ganar Ganar


Es sumamente importante pensar en “Ganar-Ganar” en todos los aspectos del emprendimiento.  Tanto en el diseño del producto o servicio, como en la búsqueda de colaboradores, como en el establecimiento del precio y las utilidades que deseamos.

En el mundo de hoy, el éxito de los negocios se basa en lograr lealtad de nuestros clientes, de forma tal que tengamos negocios repetitivos de los mismos clientes.  Si entregamos valor a través de nuestros bienes y servicios, tenemos que cerciorarnos que logremos obtener nuestro pago justo por el mismo.  Pero si cobramos más, por el producto o servicio que estamos ofreciendo, lógicamente no lograremos establecer esa relación a largo plazo con nuestros clientes.  El balance es muy importante para lograr el objetivo de la lealtad.

Es a través de una relación “Ganar-Ganar” que logramos tener colaboradores “con la camiseta puesta”, es decir, que realmente aprecien la empresa.  Muchas veces, la gente no sabe cómo puede ganar a través de una relación de trabajo.  Cómo otorgando valor en el proceso de producción y venta, se genera una ganancia para la empresa que se transforma en ganancia personal financiera, y es nuestro deber como líder de una organización, hacerles ver cuáles son sus aportes dentro del funcionamiento del negocio, que eventualmente se traducen en beneficios económicos para el colaborador.

 

Primero comprender y después ser comprendido


Esta debe de ser una premisa de vida, pero desde el punto de vista meramente empresarial, es de crucial importancia comprender, antes de salir a la calle a vender, a tratar de que nos comprendan.

Es muy importante determinar si estamos comprendiendo a cabalidad cuales pueden ser nuestros posibles clientes, cual es la solución que les vamos a prestar, cuales son las verdaderas necesidades que puedan tener, donde los puedo encontrar, cómo voy a hacer para comunicarles que tenemos la solución, etc. 

Esto sólo lo podemos determinar si realizamos los estudios necesarios para la creación del plan de negocio de nuestro emprendimiento.  No podemos salir a vender (pretender que nos comprendan) si no hemos hecho nuestra tarea (Primero comprender)

 

Sinergia


Puede ser uno de los conceptos más difíciles no solo de explicar sino de realizar en un emprendimiento dentro de estos primeros conceptos.  A grandes rasgos, significa que el impulso del todo es mayor que la suma de los impulsos de las partes individuales.

Si asistes a la universidad, en los cursos de física se insiste en que la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma, sin embargo, aquí parece haber una ley que rompe los paradigmas físicos establecidos.

Pero es a través de este concepto donde puedes ver la fuerza de la colaboración.  La colaboración entre compañeros de trabajo, la colaboración entre empresas relacionadas, y hasta la colaboración entre competidores. 

 

Afilar la sierra


Este hábito se refiere a tomarse el tiempo de descanso necesario para poder cumplir de forma regular con todas sus obligaciones.  Se basa en la anécdota del aquel leñador que estaba aserrando el bosque y de pronto alguien que le observaba trabajar le señaló: " Deberías afilar tu sierra", y el leñador contestó: "No puedo porque estoy apurado".

Este concepto debe de ser aplicado no solamente con su propia persona, sino también con el personal que trabaja a su cargo, así como el equipo, que también requiere del mantenimiento oportuno.

sábado, 6 de julio de 2013

5 Razones por las cuales los emprendimientos no terminan bien.



Iniciar un emprendimiento nunca es fácil, pero tampoco imposible.  Muchos de los emprendimientos terminan mal por diferentes razones.  Hay que tener una mezcla entre creatividad, financiamiento, conocimiento, perseverancia y suerte para que todo salga bien.  Enumeramos aquí algunas de las razones más comunes por las cuales un emprendimiento no resulta como debería ser.

Rumbo equivocado.

 

Muchos de los emprendedores comienzan un emprendimiento sin tener un rumbo perfectamente definido.  Esto es, sin tener muy claro el objetivo que deseamos alcanzar.  De esta forma, empezamos un negocio que luego se va transformando en otra cosa completamente diferente.  Hay que clarificar muy bien nuestros objetivos y la ruta por la cual vamos a alcanzar estos objetivos, antes de iniciar nuestro emprendimiento.

Mala idea o producto o servicio


Muchas veces creemos que nuestras ideas son las mejores del mundo, y no consideramos nuestras propias limitantes, tanto de conocimiento, como geográficas.  Lo mejor antes de realizar un emprendimiento es investigar cuanto podamos, buscar en internet, preguntar a amigos y familiares y analizar todo lo que nos puedan decir al respecto.  Un dato a considerar es que entre más novedosa la idea, menor cantidad de competencia tendremos.  Bajo esta premisa, toda idea tendrá algún nivel de competencia, y por supuesto, entre más competencia exista, mayor dificultad tendremos para llevar a cabo nuestro emprendimiento.  Esto no significa que no lo podamos lograr, sólo significa que nos costará más.

Poca información


En la misma línea del tema anterior, la falta de información puede arruinar nuestro emprendimiento. Muchas veces creemos que no tenemos competencia, pero la verdad es que todo lo que emprendemos tendrá algún nivel de competencia.  Ya sea directa, porque otra empresa ofrece lo mismo, o indirecta, porque lo que ofrecemos solucionar, ya se soluciona de otra forma.

No basta sólo con conocer nuestro producto o servicio, también debemos conocer a nuestros competidores, como trabajan, donde están, cuál es su estrategia de mercadeo, cuán solidos son, y cuánto tiempo tienen de estar, Etc.

Entre más competencia tenga nuestro emprendimiento, mayor conocimiento tenemos que tener de nuestro sistema de producción o nuestra habilidad para ofrecer un servicio, y los costos muy bien definidos, ya que para poder competir, tendremos que ajustar muy bien nuestros presupuestos, y nuestra utilidad.

Problemas financieros.


Otro gran problema que enfrentan los emprendimientos, suele ser un problema financiero.  Y no solamente por el acceso al capital.  Si no tenemos un plan de negocios perfectamente definido y estudiado, no podemos presentarnos a los posibles financistas con una idea clara de nuestro emprendimiento.

Por otro lado, si aún con un buen plan de negocios estructurado no logramos conseguir el dinero para llevarlo a cabo, habría que analizar fríamente, realmente que tan viable será nuestro emprendimiento, que ven los otros que yo no puedo ver, e incluso podría ser que la idea y el planteamiento no sean del todo malo, pero:  Que tan confiable seré yo ante los ojos de los demás, para llevar a cabo el emprendimiento?

  

Poco o Ningún mercadeo


Por último, muchas veces cuando iniciamos un emprendimiento, pretendemos que nuestros clientes potenciales y nuestros prospectos nos conozcan como por arte de magia.  No hay un plan definido de mercadeo, no hay una inversión clara en el mismo, y desde el inicio, se debe proyectar cuál debe ser nuestra inversión en mercadeo y publidicad, para que nuestros clientes nos conozcan.

En futuras publicaciones analizaremos los pasos para llevar a buen puerto un emprendimiento, los aspectos que hay que investigar y el trabajo que hay que realizar previo al empezar a trabajar, de forma tal que tenga usted una ruta delimitada por donde transitar para convertir su emprendimiento en una empresa exitosa.

“Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender.”